Así ha impactado la pandemia en el periodismo

Las consecuencias de la pandemia en el periodismo se han hecho notar en varios frentes que han elevado la precariedad y el desempleo de los periodistas españoles.

Periodismo España

Entre estas consecuencias está el paro que se ha elevado hasta un 29,1% con 8.636 periodistas en situación de desempleo. Son datos del SEPE correspondientes a septiembre de 2020 que recoge el Informe de la Profesión Periodística 2020, presentado este mes de diciembre.

El desempleo crece entre hombres y mujeres, aunque son estas últimas las más afectadas: casi dos terceros de las mujeres periodistas siguen sin trabajo. Por autonomías lideran este crecimiento del desempleo Islas Baleares (un 121%), Cantabria (un 59%), Ceuta y Melilla (36%), Andalucía (35%), y Asturias, que registra un porcentaje idéntico.

Más carga y peor pagados

La pandemia también se ha cebado con los profesionales autónomos y seis de cada diez han visto mermados los trabajos que realizan para medios y empresas, según el Informe que publica anualmente la Asociación de la Prensa de Madrid.

En su intervención, el autor del estudio ha llamado la atención sobre el número de periodistas autónomos que trabajan como falsos autónomos, es decir, “integrados en la estructura de una empresa que, en realidad, debería tenerles contratados”. Según la encuesta, representan “un 14%, al que cabría añadir una parte del 18% que solo trabaja para un medio”.

Por su parte el personal por cuenta ajena, los periodistas contratados, ha estado en Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) en el 28% de los casos, una situación que también ha afectado al 8% de quienes trabajan para empresas de comunicación.

En general en pandemia se trabajó más al aumentar la carga de trabajo pero no se compensó.

Las presiones

También descendió la independencia en el ejercicio de la profesión por las presiones que reciben los periodistas, algo que sucede cada año. Lo triste es que más de la mitad de los encuestados dijo que estas presiones proceden de sus propios directores o directivos para defender intereses de la propia empresa.

En el otro lado de la presión están los comunicadores que trabajan para empresas, instituciones y organizaciones. Un 40% admitió ejercerlas. Estas presiones son un clásico: desde pedir que se cambien informaciones hasta amenazas por retirar campañas de publicidad o proponer exclusivas para que no se publiquen otras cosas. 

Acerca de Caterina Ferrero

Periodista en el mundo de la comunicación, especializada en el Tercer Sector y la información económica. Durante 15 años he trabajado en distintos medios de comunicación como Expansión, Cope, Europa Press, Efe o Diario 16, con distintas responsabilidades. Gestiono, junto a otros, este blog para difundir la información y noticias de interés social y ciudadano que en demasiadas ocasiones no tienen cabida en los medios tradicionales. Lucho por una sociedad más justa, más equitativa y más solidaria en la que todos y todas tengamos cabida, sin discriminaciones.
Esta entrada ha sido publicada en Encuestas e informes, Periodismo y etiquetada como . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*