Silenciar a la prensa como meta

Ilustración de Zlatkovsky para WAN-IFRA por el Día Mundial de la Libertad de Prensa

Ilustración de Zlatkovsky para WAN-IFRA por el Día Mundial de la Libertad de Prensa

Cada 3 de mayo, desde hace 20 años, se repite un llamamiento para defender la libertad de prensa en el mundo porque siempre existe un intento de controlarla. En función del país en el que se ejerce el periodismo, se utiliza el asesinato, la presión, la coacción, la censura, la autocensura o la precariedad laboral para intentar ejercer ese control. Se trata de crear una cultura del miedo, de la sumisión y de la resignación para silenciar una labor clave para la democracia.

Según la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2013 de Reporteros sin Fronteras, los tres países europeos más respetuosos con la libertad de prensa son Finlandia, que lidera el ranking por tercera vez consecutiva y alcanza una nota de 6,38 puntos; los Países Bajos (6,48) y Noruega (6,52). Los menos respetuosos son los mismos que en 2012 y coinciden con tres regímenes dictatoriales: Turkmenistán (79,14), Corea del Norte (83,9) y Eritrea (84,83).

España, con una nota de 20,5 puntos, ocupa el puesto número 36, de un total de 179, por detrás de países como Ghana, Eslovaquia, Polonia, Estados Unidos o Estonia. Más de uno se preguntará cómo es posible. ¿Qué tal este ejemplo? La periodista de la Cadena SER, Pilar Velasco, fue imputada por “descubrimiento y revelación de secretos” por la difusión del vídeo titulado “Los espías siguieron muy de cerca a Ignacio González”. En el documento gráfico se ofrecían imágenes grabadas con cámara oculta en un viaje realizado por el ahora presidente de la Comunidad de Madrid a Cartagena de Indias, del que la periodista se negó a revelar la identidad de sus fuentes. Desde la redacción y distintas organizaciones de periodistas se consideró un intento de amedrentar para silenciar.

España, ocupa el puesto número 36 en respeto a la libertad de prensa, de un total de 179, por detrás de países como Ghana, Eslovaquia, Polonia, Estados Unidos o Estonia

La judicialización del periodismo es uno de nuestros mayores problemas pero hay otras muchas formas de mermar la calidad y la pluralidad en el ejercicio del periodismo: ERES en los que desaparecen periodistas claves o menos manejables en las redacciones; manipulación informativa en los medios de comunicación públicos; presiones de directores, anunciantes y políticos que surten efecto; contratos de trabajo precarios con sueldos miserables, la negativa de los gobernantes a responder a las preguntas de los periodistas sobre su gestión de los recursos públicos; el uso recurrente por parte de los dirigentes políticos de las concesiones de publicidad institucional o de licencias de radio y televisión…No se ven pero ahí están.

Y vamos a más, Reporteros Sin Fronteras destaca también las reformas del PP en RTVE; la condena a los periodistas y editores de la revista catalana Cafeambllet, Marta Sibina y Albano Dante; o el intento del Gobierno de Mariano Rajoy de restringir la grabación de actuaciones de las fuerzas de seguridad anunciado el pasado mes de octubre.

La judicialización del periodismo, las reformas del PP en RTVE, o el intento del Gobierno de Rajoy de restringir la grabación de actuaciones de las fuerzas de seguridad merman el derecho de información y prensa

El secretario general de Reporteros Sin Fronteras, Christophe Deloire, no menospreciaba este tipo de actuaciones al decir que “en las dictaduras, los actores de la información están expuestos a despiadadas represalias, contra ellos y sus allegados. En numerosas democracias, los actores de la información se enfrentan a la crisis económica de la prensa y a los conflictos de interés. Si bien estas situaciones no son siempre comparables, hay que rendir homenaje a todos los que resisten las presiones, ya sean marciales o difusas”.

La situación mundial es mucho más cruda y de hecho, el año 2012 fue “el más mortífero” con 144 informadores asesinados, 90 de ellos periodistas, en el ejercicio de su profesión. Los encarcelamientos ascendieron a 338 periodistas, colaboradores e internautas, según Reporteros Sin Fronteras. Y es que los internautas y blogueros tampoco están exentos de persecución, encarcelamiento o asesinato, tal y como lo señala WAN- IFRAS (The World Association of Newspapers and News Publishers), organización que representa a más de 18.000 publicaciones y 15.000 sitios online de 120 países. Además, la red global por la libertad de expresión, IFEX, apunta que el 90% de estos asesinatos quedan impunes.

Es evidente que es necesario defender la libertad de prensa y proteger al periodista porque “una prensa libre es una prensa indómita, capaz de hablar sin tapujos a la opinión pública; un vehículo esencial de la libertad de expresión”, apunta WAN-IFRAS, porque “actúa como ventana de la sociedad que pone a la vista del escrutinio público los abusos, las digresiones, las mentiras y los intereses de quienes mandan”.

Share

Acerca de Caterina Ferrero

Periodista en el mundo de la comunicación, especializada en el Tercer Sector y la información económica. Durante 15 años he trabajado en distintos medios de comunicación como Expansión, Cope, Europa Press, Efe o Diario 16, con distintas responsabilidades. Gestiono, junto a otros, este blog para difundir la información y noticias de interés social y ciudadano que en demasiadas ocasiones no tienen cabida en los medios tradicionales. Lucho por una sociedad más justa, más equitativa y más solidaria en la que todos y todas tengamos cabida, sin discriminaciones. Ver el perfil de Caterina Ferrero Herrero
Esta entrada fue publicada en Derecho a la Información, Libertad de Expresión, Medios de Comunicación, Periodismo, Sin categoría, Transparencia y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 Respuestas a Silenciar a la prensa como meta

  1. Pingback: Silenciar a la prensa como meta | Comunicaci&oa...

  2. Pingback: Silenciar a la prensa como meta | Alumna sorda ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*