Periodismo de salón vs periodismo de raza: ¿Los periodistas ya no incomodan?

Rueda de Prensa de Barack Obama durante la V Cumbre de las Américas en 2009

Rueda de Prensa de Barack Obama durante la V Cumbre de las Américas, en 2009. Autor: Pete Souza para la Casa Blanca.

 

En una reciente entrevista a Jon Lee Anderson, el veterano cronista invita a reflexionar, entre otras cuestiones, sobre la presunta servidumbre pandémica de los medios con el poder. Su análisis etiológico concluye que si se molesta al interlocutor, el informador no será correspondido con sus filtraciones. Si a esto unimos las pretendidas ruedas de prensa sin turno de preguntas,  y otras tantas vulneraciones al derecho a la información, realmente necesitamos una medicina efectiva cuyo principal excipiente sea una buena dosis de análisis y también de autocrítica.

Cultivar con maestría el género de la entrevista es más difícil de lo que a primera vista pueda parecer. Hay que tener bagaje, buena preparación, cierta actitud de psicólogo y claridad de ideas. Y si el entrevistado da juego, tanto mejor. Estos aspectos confluyen en la entrevista que nos ocupa, en la que el cronista de New Yorker aduce a lo que llama el Síndrome de la Casa Blanca, “que se crea alrededor de todos los centros de poder y es que los hombres y mujeres que lo cubren tienden a atomizarse y a convertirse en cortesanos del poder”. Mal pronóstico tiene esta afección, según se desprende de las palabras de Anderson.

Puede ser por el Síndrome de la Casa Blanca o porque una generación hemos crecido de forma acomodada y no sintamos ese impulso de incomodar a quienes creemos que nos “biengobiernan” o nos “bienproveen” o nos “bieneducan”, etc. La periodista argentina Leila Guerriero, figura destacada del periodismo narrativo latinoamericano, sostenía hace unos días en otra interesante entrevista que el periodista es alguien “que sale de su lugar de comodidad para ponerse incómodo, y va a buscar y vuelve para contarlo”.

Da igual que se cuelgue la etiqueta de digital. Como señala la periodista Concha García Campoy, las redes sociales “nunca sustituirán al buen periodismo, a las informaciones contrastadas, a las investigaciones y reportajes hechos a conciencia”.  En contraposición al periodismo de salón y el de corta y pega, al que en breve se le sumará oficialmente, que no oficiosamente, el de los comunicados patrocinados por empresas.

Volviendo a Jon Lee Anderson, otra perla más que destaca en titular Alfonso Armada es que el periodista es humano antes que profesional. Aunque pueda parecer muy obvio en el caso de encontrarte con alguien moribundo en África, como alegoriza el reportero, también debe serlo en otras situaciones. Una cuestión que merece ser tenida en cuenta cuando esté en la mano de uno hacer preguntas que pueden afectar a la vida de miles de personas o ya sea de una sola.

Da igual que hablemos de gobiernos y recortes, que de oposiciones políticas que intenten sacar rédito electoral, tributaciones fiscales de empresas, investigaciones farmacológicas o contenidos en libros de texto oficiales. El informador debe ser crítico y riguroso al investigar y preguntar e imparcial al comunicar, como se extrapola del Código Deontológico de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE).

Que la profesión está atravesando simultáneamente crisis de diversa naturaleza, con redacciones despobladas, presiones internas o prejubilaciones de los profesionales que más conocimiento pueden transmitir, es un hecho por lo que no es cuestión de criminalizar al periodismo ni a los periodistas. Pero es cierto que, antes de buscar soluciones, se debería hacer un exhaustivo análisis de la situación, que incluya un ejercicio de autocrítica.

Acerca de Montse Botella

Mi primera escuela de periodismo fue la radio libre en Madrid. Durante seis años presenté magazines y radiofórmula simplemente por afición y porque quería contar a los oyentes historias reales, aunque algunas no tuvieran mucha cabida en medios convencionales. Una vez finalizados mis estudios, y tras pasar brevemente por la prensa escrita, inicié mi trayectoria profesional en los servicios informativos de Onda Cero Alicante. Posteriormente, orienté mi trabajo hacia la consultoría de comunicación para empresas y entidades del Tercer Sector... y en ello estoy desde hace una década. En la actualidad, en Grupo Comunicating. Me interesan, especialmente, los temas sociales.
Esta entrada fue publicada en Derechos Humanos, Medios de Comunicación, Periodismo, Sin categoría, Transparencia y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Periodismo de salón vs periodismo de raza: ¿Los periodistas ya no incomodan?

  1. Welcome dijo:

    You are quite welcome.But if your haze is starting to dissipate, then it's time to relight your bong and turn up the blacklight on your Ronald Reagan poftsr.Aeter a few minutes, you will slowly realize and gain the one and only Truth of All Things.Look to your right and there will be Ann Coulter.Look to your left and there will be Chelsea Clinton.Your choice, dude.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*