Observadores electorales: claves para garantizar la democracia

[singlepic id=8 w=320 h=240 float=center]

En torno a un millar de personas en nuestro país está registrado como observador electoral internacional en la base de datos del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación (MAEC).  Durante el pasado año participaron en 19 misiones de observación desplegadas en quince países de Sudamérica, África y el este de Europa. Desempeñar esta labor no es algo reservado a grupos elitistas y, aunque no está remunerado, ofrece una interesante experiencia sobre campo.

Fuentes oficiales consultadas por Librexpression afirman que “en los últimos años la presencia de observadores españoles se ha mantenido relativamente estable en las misiones de observación electoral. Sin embargo, debido a la política de recortes impulsada por el gobierno, se prevé una disminución en el número de observadores españoles que participen en misiones de observación electoral durante 2012”. No obstante, el MAEC prevé que habrá presencia española en doce misiones este año: Senegal, Argelia, Timor Oriental, Venezuela, Kazajstán, Rusia, Bielorrusia, Georgia, Ucrania, República Dominicana, México y Venezuela.

¿Quién puede ser observador electoral en nuestro país? En principio, cualquier persona de nacionalidad española con una licenciatura, un nivel alto de inglés y que haya realizado el curso de capacitación para observadores electorales de corta duración que imparte la Escuela Diplomática o, en su defecto, tener experiencia previa en misiones organizadas por la Unión Europea, la OSCE (Organization for the Security and Co-operation in Europe) o la OEA (Organización de Estados Americanos), que son las tres organizaciones con las que colabora el Ministerio de Asuntos Exteriores de España. Además, desde el Ministerio se valora el conocimiento de otras lenguas, como francés, portugués, árabe y ruso.

El curso de corta duración que ofrece la Escuela Diplomática junto a la Oficina de Derechos Humanos del Ministerio es gratuito y de plazas limitadas. Se imparte dos veces al año: en primavera se desarrolla en la sede diplomática, mientras que en otoño se organiza en colaboración con distintas universidades.

Para quienes no estén familiarizados con el proceso, cabe señalar que los observadores de corta duración se despliegan por un periodo aproximado de diez días, en equipos de dos personas por todo el territorio. Llegan unos días antes de la jornada electoral para familiarizarse con el entorno y observan el día de votaciones y el recuento. Los observadores de larga duración se establecerán en el país anfitrión unos dos meses, en grupo de dos por toda la geografía nacional y analizan todo el proceso democrático, desde el periodo prelectoral hasta el inmediatamente posterior a los comicios. En España, cualquier observador de corta duración puede solicitar participar como observador de larga duración cuando haya acumulado como mínimo tres experiencias de observación de corta duración.

Adicionalmente, las organizaciones envían un equipo dirigente o “Core Team”, encabezado por un Jefe de Misión, que en el caso de la UE suele ser un parlamentario. Este equipo está compuesto por expertos que analizarán diferentes cuestiones relevantes para el proceso electoral, como el papel de los medios de comunicación, marcos legales, logística o seguridad, y permanece en el país desde dos meses y medio antes de las elecciones, hasta dos o tres semanas después de su celebración.

Desde el Ministerio señalan que los observadores “destacan por su compromiso con los valores democráticos y con los derechos humanos y proceden de diferentes sectores profesionales”; entre ellos, es frecuente encontrar politólogos, sociólogos, periodistas, antropólogos y profesionales de las relaciones internacionales y de la cooperación al desarrollo. Realizan un trabajo no remunerado por el que “únicamente perciben unas dietas destinadas a cubrir los gastos de alojamiento y manutención en que puedan incurrir durante la Misión de Observación Electoral.”

Como hemos explicado, el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación colabora con la UE, la OSCE y la OEA, pero en la observación electoral internacional están implicadas otras organizaciones, como las Naciones Unidas, cuya actividad encontró su máximo apogeo tras la Segunda Guerra Mundial y actualmente ha decaído. También organizaciones regionales, como las anteriormente citadas o la Unión Africana; y otras no gubernamentales, entre las que se encuentra alguna de gran raigambre y prestigio como el Centro Carter, el IFES (International Foundation for Electoral Systems) o el National Democratic Institute.

Las dos principales organizaciones europeas, la Unión Europea y la OSCE, tienen distribuidas sus competencias geográficas para no solaparse. Mientras la OSCE observa en Europa, Balcanes, territorios de la antigua Unión Soviética y Estados Unidos, la UE hace lo propio en África, Asia, Oriente Medio y América Latina. Librexpression ha contactado con ambas organizaciones para solicitar algunos datos. En el caso de la UE, la consulta realizada a través del gabinete de comunicación ubicado en Madrid no ha sido contestada. Por su parte, la OSCE nos ha confirmado que tienen registrados un total de 4.500 observadores en su base de datos, aunque añaden que no están autorizados a informar sobre sus nacionalidades.

(Parte 1 de 3)

Share

Acerca de Montse Botella

Mi primera escuela de periodismo fue la radio libre en Madrid. Durante seis años presenté magazines y radiofórmula simplemente por afición y porque quería contar a los oyentes historias reales, aunque algunas no tuvieran mucha cabida en medios convencionales. Una vez finalizados mis estudios, y tras pasar brevemente por la prensa escrita, inicié mi trayectoria profesional en los servicios informativos de Onda Cero Alicante. Posteriormente, orienté mi trabajo hacia la consultoría de comunicación para empresas y entidades del Tercer Sector... y en ello estoy desde hace una década. En la actualidad, en Grupo Comunicating. Me interesan, especialmente, los temas sociales.
Esta entrada fue publicada en Derechos Humanos, Justicia Internacional, Sin categoría, Transparencia y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*