Mamá: ¿y tú cómo vivías?

Archivo Regional de la Comunidad de Madrid", fondo fotográfico "La Memoria de Madrid".

Foto cedida por Mujer y Memoria. Archivo Regional de la Comunidad de Madrid. Fondo fotográfico “La Memoria de Madrid”.

Mujer y Memoria es un reconocimiento a todas las mujeres españolas y a todas las madres, independientemente de su origen, ciudad de residencia e ideología, que vivieron el tránsito de la dictadura española a la democracia, y que, en el camino, vieron cómo los valores en los que habían sido educadas -en torno a la casa y a la familia- pasaron a ser rechazados por la sociedad. Saber cómo se adaptaron y aceptaron que la vida de sus hijas iba a ser diferente y cómo y porqué defendieron ese cambio abrupto es lo que pretende, en parte, este proyecto, impulsado por Aránzazu Borrachero, investigadora española en la Universidad de Nueva York. Las protagonistas son las madres que les cuentan sus vidas a sus hijas. Juntas exploran la transformación de los roles de la mujer en la historia polarizada del Siglo XX español. El fondo audiovisual cuenta con 39 entrevistas -89 entrevistadas- y sigue en su recopilación de relatos. La participación es libre y está abierta a quienes quieran compartir su historia. Es una experiencia “muy positiva”, según la investigadora, “sobre todo para las hijas, para que sepan cómo han vivido sus madres, cómo sienten, qué piensan”…y para que sepan qué papel han jugado en sus vidas ya que “no pudieron tener como modelos de mujer a sus propias madres”.

Esta entrevista se hace para ampliar la información de nuestro post del 8 de marzo en el que recomendamos proyectos liderados por mujeres. La hacemos por videoconferencia entre Alicante (España) y Nueva York (Estados Unidos), ciudad de residencia de Aránzazu Borrachero, nacida en Madrid, licenciada en Psicología y Doctora en Filosofía y Letras, que actualmente desarrolla su trabajo en la Universidad de Nueva York. Un fondo gestionado entre el Sindicato de Profesores y el centro aportó la ayuda económica inicial para la puesta en marcha de Mujer y Memoria, y la Universidad aprobó el año sabático, al que tienen derecho, si van a desarrollar un trabajo de investigación. Aránzazu Borrachero regresará en primavera y en verano para proseguir las grabaciones de preservación de relatos de vida.

Librexpresssion.es: Hemos localizado el proyecto navegando por Internet y nos ha parecido una gran idea ¿Cómo surge?

Aránzazu Borrachero: Soy radio oyente, y escuchaba mucho, en programas que me gustan, fragmentos de entrevistas entre dos personas unidas por un vínculo afectivo que querían dejar constancia de la historia de una de ellas. Este proyecto de audio, se llama StoryCorps y lo inició el periodista Dave Isay, que puso una cabina en una estación de tren e invitó a la gente a ir y a grabar. Llevan ya funcionando unos cuantos años. Y la cabina tuvo tanto éxito que se está moviendo por el país y están construyendo un archivo de la historia de la gente de Estados Unidos. Yo ya estaba pensando – a raíz de unos trabajos de investigación sobre mujeres de la República y el Barroco español- que había que preguntarles a las mujeres españolas que vivieron el franquismo, de jóvenes y de adultas, qué les había parecido esa época y ésta, porque el cambio ha sido muy abrupto para una sola generación. Y pensé que este modelo iba a funcionar.

Introducir a las personas allegadas tenía ventajas e inconvenientes. Una de las ventajas era que las hijas iban a traer a las madres por el tipo de difusión utilizado, ya que son las que más ven Internet, y efectivamente la mayoría de los contactos vienen de las hijas. Otra ventaja es que la hija conoce la historia de la madre mucho mejor que un entrevistador y podía enfocar mejor las preguntas. Las desventajas son que, a veces, yo preguntaría más porque hay cosas que se quedan en el tintero, aunque al final de las entrevistas si creo que hay un tema importante que no se ha tocado, doy la opción de profundizar. 

Había que preguntarles a las mujeres españolas que vivieron el franquismo, de jóvenes y de adultas, qué les había parecido esa época y ésta, porque el cambio ha sido muy abrupto para una sola generación

Librexpression.es: En estos proyectos suele haber un homenaje a alguien ¿quién o quiénes la han inspirado?

Aránzazu Borrachero: Siempre hay una parte muy personal. Yo había hablado mucho con mi madre y con sus hermanas sobre sus vidas. Sentía curiosidad y les preguntaba si ellas se arrepentían o sentían esa falta de lo que podrían haber tenido y no tenían. Percibía que tenían plena consciencia de lo que les había faltado, pero también bastante aceptación e incluso resignación. Y luego está toda la parte anecdótica que me contaban de la vida cotidiana, tan radicalmente distinta en lo material; en la manera de enfocar la vida; en las relaciones con los padres o con los novios… Toda esa sociedad imbuida por un espíritu católico donde el control era férreo, sobre todo para las mujeres, y cómo superaron -si es que lo superaron- todo este esquema, cuando de repente viene una democracia y la siguiente generación considera que todos esos valores que les inculcaron y con los que vivieron, no sirven para nada. Que son cadenas ¿Qué sientes cuando tienes una hija que vive de forma tan diferente, con libertades, rompiendo tabúes?

Azánzazu Borrachero

Azánzazu Borrachero

Librexpression.es: ¿Por qué madres e hijas?

Aránzazu Borrachero: El cambio ha sido muy fuerte para todas las mujeres, pero además, debido al discurso franquista sobre el matrimonio y sobre el papel de la mujer en la casa, de la esposa, y de la maternidad, creo que las mujeres casadas con hijas, han debido de sentir especialmente ese cambio. Y desde el punto de vista de las hijas, que somos nosotras, creo que les ha interesado mucho este proyecto porque es una manera de buscar su genealogía porque nuestro modelo de vida tiene las raíces en lo que se empezó a hacer en la República. Esos serían los modelos porque luego vino lo que vino, y nosotras en el mundo profesional o universitario no hemos podido tomar a nuestras madres como modelos y hemos tenido que abrirnos camino en ese mundo sin figuras que nos sirvieran de guías. Pero claro, tampoco podemos borrar a nuestras madres. Me interesaba saber qué papel han tenido en nuestras vidas y creo que a las hijas que han participado también. Por un lado el reconocimiento de la importancia de la vida de su madre, por todos los obstáculos, felicidades o infelicidades, y por otro, saber dónde me encuentro en este esquema. Creo que hay una búsqueda también…de ese vínculo genealógico que no es fácil de encontrar para nosotras porque hemos pasado de un modelo de mujer a otro completamente diferente.

El cambio ha sido muy fuerte para todas las mujeres, pero debido al discurso franquista sobre el matrimonio y el papel de la mujer, creo que las mujeres casadas con hijas, han debido de sentir especialmente ese cambio


Librexpression.es: ¿Cuáles serían los principales objetivos de Mujer y Memoria?

Aránzazu Borrachero: Hay varios. El primero, desde el punto de vista académico, es hacer una base de datos audiovisual y de relatos de vida sobre el impacto de la dictadura y la transición democrática en la vida de la mujer española, base de datos que se puede usar en otras disciplinas como la historia, la antropología o la psicología. También incorporar los testimonios de estas mujeres al debate público y a los estudios sobre la transición porque los estudios e investigaciones sobre la transición comentan sorprendidos los cambios en la vida de la mujer, pero no los analizan y es importante darles cabida en el discurso académico, en la investigación o en el debate público. Estas mujeres son agentes sociales históricos. No fueron solamente las amas de casa que el régimen diseñó y controló, sino que vivieron los cambios, supieron adaptarse – además muy bien-, y comprendieron y aceptaron que la vida de sus hijas iba a ser diferente. Aceptaron que todas las horas que le metieron a la cocina, a la costura, la moda o la casa…que eso, había quedado obsoleto. Aceptar eso es duro porque esa ha sido toda tu vida. Te dijeron que era lo más importante…y ahora estás en una sociedad – que incluye a tus hijas- que lo ha rechazado. Supongo que ellas se preguntarán, ¿qué les dejo a mis hijos de lo que yo he vivido? Por eso, otro objetivo es el reconocimiento personal, ya fuera de lo académico.  Y en tercer lugar, permite explorar las transformaciones de los roles de las mujeres en esa historia tan polarizada del Siglo XX español.  

El objetivo académico es hacer una base de datos audiovisual y de relatos de vida sobre el impacto de la dictadura y la transición democrática en la vida de la mujer española; y por otra parte está el reconocimiento personal

Librexpression.es: ¿Cree que España tiene una asignatura pendiente con estas mujeres que, tras padecer la Guerra Civil y la dictadura, tuvieron que amoldarse a un cambio social tan abrupto?

Aránzazu Borrachero: Sí. Definitivamente. Ahora que el tema de las víctimas está tan candente, me parece que estas mujeres fueron víctimas de la dictadura y ellas también lo saben, las de izquierdas y las de derechas. Y eso es muy interesante. Saben que hubo una alianza entre la ideología de la dictadura y la de la Iglesia oficial, que fue letal para las mujeres, y que se sintieron completamente controladas e invisibles…, a pesar de que les decían que eran muy importantes. Claro que la sociedad tiene una deuda con ellas, y el hecho de que como principales perjudicadas puedan sentarse a contar lo que supuso esto en sus vidas y que se las escuche…y las escuchan las hijas y también la sociedad…, es una manera de empezar a pagar esa deuda aunque sea insuficiente. 

 Librexpression.es: ¿Cómo valora la educación que se recibía a la hora de condicionar sus vidas?

-Aránzazu Borrachero: No he contado que en las entrevistas ellas eligen los temas. Les envío una guía orientadora, pero madre e hija acuerdan de qué hablar. Y la educación siempre sale y todas, sin excepción, consideran que es una de las cosas que más les ha perjudicado: no tener acceso a una educación extensa y de calidad, y que tuvieran que interrumpir los estudios porque tenían que trabajar. Es también otro de los temas que sale constantemente. Muchas de estas mujeres trabajaron desde los 9 o 13 años por necesidad económica de la familia y, a veces, porque les tocaba cuidar a los hermanos pequeños. Se dejaba la escuela y ya está. No había más discusión. Utilizan la expresión de que es una asignatura pendiente, y muchas se han puesto a estudiar a los 60 o 70 u 80 años con clases de cultura general,…Y las disfrutan muchísimo. No poder educarse como los hombres y no tener una profesión, ellas saben -y dicen-, que ha sido paralizante. Saben claramente que habrían tenido libertad e independencia y dicen que aún sabiendo que sus hijas hacen una vida difícil -con una doble jornada, dentro y fuera de casa-, siempre insisten para que no dejen el trabajo fuera de casa.

Saben que hubo una alianza entre la ideología de la dictadura y la de la Iglesia oficial, que fue letal para las mujeres, y que se sintieron completamente controladas e invisibilizadas

Educación y trabajo son dos temas en los que todas coinciden, señala Borrachero, porque “estuvieron limitadas“. Y la educación, fuera pública o privada, “siempre era de género, para la mujer: ellas cosían y los niños no”. En el Bachillerato daban cultura general para todas las que no iban a hacer carrera universitaria “y muchos padres les decían ¿para qué quieres más? Sin embargo hay todo un potencial de creatividad, de inteligencia, en estas mujeres que les hubiera gustado desarrollar y no han podido. Lo han desarrollado por otros lados; en la cocina, con la costura, pero se ven los talentos y lo que podrían haber hecho con más oportunidades”.

Hay muchos ejemplos en las entrevistas. Como esta madre que le explica a su hija porqué ella -pero no su hermano- dejó de estudiar con 14 años. O esta otra, de clase media alta, que explica que para obtener su pasaporte tuvo que hacer el servicio social, dónde les enseñaban costura y labores.  O esta madre, nacida en 1921, que le cuenta a su hija, nacida en 1957, lo que eran las lecciones de urbanidad y lo que Falange consideraba inmoral.

Librexpression.es: ¿Cómo se crea el equipo de trabajo de Mujer y Memoria?

Aránzazu Borrachero: Cuando me puse a ver cómo materializar el proyecto y busqué modelos que lo permitieran encontré el Museo de la Palabra Valenciano. Paco y Alex son los técnicos de Mujer y Memoria, cuya empresa Render en Valencia, está especializada en desarrollo de herramientas digitales para la conservación de lo que la UNESCO llama patrimonio intangible. Para lo que a mí me interesaba, el Museo de la Palabra era perfecto. Cuando lo vi dije: esto es lo que yo quiero. Y al mismo tiempo dije: esto me va a costar una fortuna. Contacté por teléfono, hablamos y me dijeron que el proyecto les parecía válido y que estaban dispuestos a trabajar conmigo por un tiempo hasta que encontrara fondos. Y así empezamos. Ha sido una asociación maravillosa. Me lo han enseñado todo, porque yo no sabía nada cuando empecé esto y seguimos trabajando juntos.

El equipo de Mujer y Memoria ha surgido de un compendio de circunstancias y de voluntades. En la fase de conceptualización participó una ex compañera de Psicología de la Universidad y la Web fue montada con la herramienta Dédalos de Render, que según Borrachero “es única en el mundo” porque “hice muchas búsquedas antes de llegar a ella y es la única que archiva, cataloga e indexa. Y la han desarrollado y la han puesto a disposición de la gente en su Web y por lo visto se la bajan bastante en Argentina y Chile“. Una vez generado, se difundió a través de correo electrónico a amigos, conocidos, asociaciones,… “No tenía ni idea si íbamos a recibir contactos. Y de repente empezamos a recibir peticiones para hacer las entrevistas”. Las dos primeras se desarrollaron en Sevilla y después en Madrid y otras ciudades. “Después vino el laborioso trabajo de subirlas a la Web, transcribirlas… Ahora el equipo somos Paco, Alex, Itziar – informática- y yo”. Para colaborar con Mujer y Memoria en las transcripciones, es necesario hacer una formación den ética que exige la Universidad de Nueva York al trabajar con datos personales “y tengo que encontrar las personas que quieran hacer la formación y tengan la motivación para hacerlo”.

Librexpression.es: ¿Cuáles han sido las mayores dificultades para desarrollarlo?

Aránzazu Borrachero: Quizá que no dispongo de todo el tiempo que quisiera. El año sabático fue para ponerlo en marcha pero el resto lo voy haciendo en mis vacaciones… y un proyecto como este requiere mucho trabajo. Se hace con gusto pero hay un esfuerzo importante. Después está la financiación. He puesto parte de mi bolsillo y los demás ponen su trabajo. Me han recomendado que haga un crowdfunding y lo estoy valorando para continuar e incluso ampliar el proyecto con imágenes o documentos que me han ido entregando las participantes.

Taller de costura de Palmira Vega (1923)

Fotografía cedida por Elsa Vega Ferrero para la Exposición “Mujeres del Boeza. Forjadoras de sueños”. Museo del Alto Bierzo. Bembibre (León).

Librexpression.es: Hay 39 entrevistas hechas, casi 60 horas de grabación, y 89 participantes entre madres e hijas que se pueden buscar por fecha de nacimiento de las madres, de las hijas, por temas, enteras o por fragmentos. Conversan sobre múltiples temas ¿qué aspectos le han sorprendido más?

Aránzazu Borrachero: Todas las entrevistas tienen algo que llama la atención. Una cosa clara es el cambio del concepto de la infancia. Muchas no tuvieron la oportunidad de ser niñas por la posguerra, porque tenían que trabajar o ayudar en el campo o la tienda. Tuvieron que madurar antes de lo que nosotras hemos tenido que hacerlo. Otro aspecto es el cambio material, que es extraordinario. Ellas no tenían nada. Todo estaba racionado. Todo estaba limitado porque las familias no tenían medios para adquirir cosas y porque el país no tenía muchas cosas. Se habla mucho del estraperlo. Las casas no tenían cuarto de baño. Cuentan cómo era la higiene… Y respecto a la sexualidad me ha sorprendido que muchas tengan interés en abordar el tema con mucha franqueza. Cuentan en detalle lo que les costaba conseguir anticonceptivos…Si podían…algunas iban a Francia o se los traía alguien. Lo difícil que era conseguir preservativos porque algunas farmacias no querían venderlos o porque enviaban al marido y siempre esperaba a que no hubiera nadie para comprarlos. Cuentan que usaban el método Ogino, que era lo único que se podía usar en muchos casos. Algunas también han hablado de la insatisfacción sexual…porque muchas solo tuvieron una pareja y llegan al matrimonio sin conocimiento sexual. Cuentan que les hubiese gustado experimentar más, tener más parejas.

Aránzazu explica que todas las entrevistas se han grabado sin presencia de hombres porque ellas lo prefieren así “aunque yo también creo que es mejor”. Si tienen marido les dicen que se vayan para tener más libertad para hablar y para crear un espacio de confidencialidad. “Y es muy bonito porque cuando llegamos a la entrevista somos desconocidas pero en esas  dos horas se crea un vínculo y salimos de allí como amigas de mucho tiempo”, asegura.

Ellas no tenían nada. Todo estaba racionado. Todo estaba limitado porque las familias no tenían medios para adquirir cosas y porque el país no tenía muchas cosas


Librexpression.es: ¿Qué le suelen decir sobre las entrevistas? ¿Ha sido positivo? ¿Les ha gustado?

Aránzazu Borrachero: Sí. Me dicen ojalá que esto te sea útil. Saben que aportan material para una investigación. Y las hijas posteriormente te dicen que sentarse con su madre para hablar del pasado ha sido una experiencia muy importante al concederles ese espacio. 

Librexpression.es: ¿Qué destacan como elementos positivos?

Aránzazu Borrachero: Que es muy importante, sobre todo para las hijas, que se sepa cómo han vivido sus madres, cómo han sentido y qué piensan del cambio político e histórico. Saben que es importante conservar cómo han vivido el cambio histórico y diseminarlo. Y las madres resaltan mucho poder sentarse con su hija a contar, que su opinión sobre las cosas resulte importante y valorada. 

Librexpression.es: ¿Y elementos negativos?

Aránzazu Borrachero: A veces cuentan cosas muy duras. Hay momentos de llanto… Otros de risa…Yo no diría que hay nada negativo pero a veces el pasado remueve sentimientos y no todos son felices… Claro que en algunas entrevistas hay momentos catárquicos pero no he sentido nada como negativo. Y por parte de ellas tampoco. Tienen la opción de retirar la entrevista si deciden que no se incorpore al proyecto y no lo han hecho. Algunas sí me han dicho que hay partes que no quieren que salgan y, por supuesto se respeta, pero no han retirado la totalidad. Más bien dicen que han quedado contentas y que se lo dirán a sus amigas. Para mí ha sido muy gratificante haberlas conocido porque te das cuenta que ha habido tantas mujeres excepcionales, con tanta fuerza, que han pasado momentos durísimos, que han sido sostén de la familia…  y cuando les preguntas por la democracia me sorprende que no tengan ninguna duda en decir que el cambio era totalmente necesario y que estaban listas para el cambio.

Librexpression.es: ¿Hay temas con disparidad de opiniones?

Aránzazu Borrachero: En el aborto hay diversidad de opiniones y algunas están a favor y otras no. También es muy interesante la opinión sobre la Iglesia cuando sale porque en todos los casos me he encontrado con una postura muy crítica hacia la Iglesia oficial. Algunas de las participantes son muy religiosas pero siempre condenan el comportamiento de la Iglesia oficial… Y muchas dicen que ha sido enemiga de la mujer y lo dicen incluso las religiosas practicantes.

Para mí ha sido muy gratificante haberlas conocido porque te das cuenta que ha habido tantas mujeres excepcionales, con tanta fuerza, que han pasado momentos durísimos

Librexpression.es: ¿Cómo llegan a vosotros las madres e hijas que quieren ser entrevistadas?

Aránzazu Borrachero: Muchas a través de conocidos y de otras personas que han hecho la entrevista…la Web…asociaciones que han defendido el proyecto, asociaciones de memoria histórica…Hemos informado por mail a otras universidades. Hemos aprovechado todos los canales. También incluso pusimos carteles por la calle pero fueron más efectivos las redes sociales y el boca a boca. Y por una entrevista que me hicieron en la SER, que provocó un aluvión de visitas a la Web que casi colapsó el servidor. Eso fue muy sorprendente y dije: ¡caramba esto toca una fibra! Yo no era consciente…Y por ahí han llegado varias entrevistas apalabradas para la primavera y el verano. Mientras podamos seguiremos.

 

Acerca de Caterina Ferrero

Periodista en el mundo de la comunicación, especializada en el Tercer Sector y la información económica. Durante 15 años he trabajado en distintos medios de comunicación como Expansión, Cope, Europa Press, Efe o Diario 16, con distintas responsabilidades. Gestiono, junto a otros, este blog para difundir la información y noticias de interés social y ciudadano que en demasiadas ocasiones no tienen cabida en los medios tradicionales. Lucho por una sociedad más justa, más equitativa y más solidaria en la que todos y todas tengamos cabida, sin discriminaciones. Ver el perfil de Caterina Ferrero Herrero
Esta entrada fue publicada en Entrevistas, Mujer, Sin categoría y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Mamá: ¿y tú cómo vivías?

  1. Pingback: mamá: ¿Y tú, como vivías?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*