La transparencia tiene 90 nombres en el mundo

Mapa de transparencia del estudio Global Right to Information Rating

Aproximadamente 90 países disponen de leyes de transparencia en el mundo, según estimaciones de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE). Sin embargo, no todas son útiles “en la práctica para ejercer el derecho de acceso a la información”. Se da la circunstancia de que países con gran tradición democrática, como Suecia o los Estados Unidos, cuentan con leyes laxas, mientras que las que han sido aprobadas en tiempos recientes, la mayoría en el último lustro, son más concretas y mejor promocionadas. Éstas últimas suelen corresponder a países en transición democrática.

La regulación de la transparencia institucional y el derecho de acceso a la información en el mundo se aprecia perfectamente en el estudio elaborado por las organizaciones Access Info Europe y Centre for Law and Democracy a través de sus herramientas de medición de la calidad legislativa de la transparencia, la ratio RTI.

El estudio dado a conocer este año analiza 89 leyes y concluye que los países que cuentan con legislaciones más estrictas y que ejercen mayor grado de supervisión y difusión son por orden Serbia, en segundo lugar India y Eslovenia y, después, El Salvador, Liberia, Croacia, México, Antigua y Barbuda, Ucrania y Etiopía. En el otro extremo, en el puesto número 89 que corresponde a una menor calidad de la regulación vigente se encuentra Austria y, por orden ascendente, Grecia, Liechtenstein, Jordania, Alemania, Bélgica y Suecia. España no figura en el estudio porque su Ley es posterior.

Suecia es el país con la ley de acceso a la información más antigua del mundo; data del año 1766. No está actualizada ni es muy precisa, sin embargo “la transparencia en el país funciona fenomenal”, afirmaba recientemente Helen Darbishire, de Access Info Europe  a TVE. La ley protege al funcionario que suministra información a un periodista y prohíbe identificar a los ciudadanos que ofrecen dicha información. Similar es la situación de otro país nórdico, Noruega, con una ley de 1970 que no establece mecanismos fuertes pero cuenta con una cultura de transparencia muy arraigada. Su punto débil es la promoción, formación de administrativos y designación de responsables para garantizar su difusión y aplicación.

La regulación de mayor calidad es la de Serbia, con 135 puntos de los 150 posibles baremados por Global Right to Information Rating. Su ley se aprueba en 2004, en plena transición democrática y, entre otros aspectos, se caracteriza por la gratuidad y la rapidez de los trámites de acceso a la información. Además, cuenta con un cuerpo administrativo independiente, el Comisionado de Información. India regula su acceso a la información en 2005 y, pese a ser uno de los países más avanzados en esta materia, no proporciona información sobre organizaciones de seguridad, investigación, inteligencia e institutos económicos.

Eslovenia tiene en vigor su ley desde 2003 y cuenta con una comisión de información que puede multar a la administración pública que no facilite la información solicitada.

En Estados Unidos, los autores del estudio señalan que las prácticas de acceso a la información son mejores que el propio marco legislativo. Aun así, se echa en falta una figura administrativa específica para promocionar la ley y vigilar su efectividad.

Gran Bretaña aprobó su ley en el año 2000 y obliga a los diputados a publicar oficialmente sus gastos. Dispone de una comisión de información con un tribunal especializado y mantiene una web donde se pueden consultar las solicitudes realizadas y en qué momento del proceso se encuentran.

Un caso curioso es el de Sudáfrica que obliga a las empresas privadas a facilitar información al ciudadano si es relevante para proteger derechos fundamentales.

España es uno de los cuatro países europeos que no cuentan con legislación específica, junto a Chipre, Malta y Luxemburgo. Nuestro gobierno ha redactado este año el anteproyecto de la Ley Española de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Buen gobierno, que por el momento no ha recibido buenas críticas ni de las principales ONGs implicadas en la promoción de la transparencia institucional ni de la OSCE, que consideran que debe ser revisado y mejorado.

Se puede consultar más información sobre las diferentes legislaciones en la web de Centre for Law and Democracy

Acerca de Montse Botella

Mi primera escuela de periodismo fue la radio libre en Madrid. Durante seis años presenté magazines y radiofórmula simplemente por afición y porque quería contar a los oyentes historias reales, aunque algunas no tuvieran mucha cabida en medios convencionales. Una vez finalizados mis estudios, y tras pasar brevemente por la prensa escrita, inicié mi trayectoria profesional en los servicios informativos de Onda Cero Alicante. Posteriormente, orienté mi trabajo hacia la consultoría de comunicación para empresas y entidades del Tercer Sector... y en ello estoy desde hace una década. En la actualidad, en Grupo Comunicating. Me interesan, especialmente, los temas sociales.
Esta entrada fue publicada en Derechos Humanos, Sin categoría, Transparencia y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*