Cinco razones para reivindicar el Derecho a Saber

Conocimiento Flickr CCBY nestoralonso

Conocimiento Flickr CCBY nestoralonso

Hoy 28 de septiembre se conmemora del Día Internacional del Derecho a Saber y queremos aportar cinco razones para reivindicarlo y ejercerlo, aunque es posible incorporar más:

1º. La transparencia como acción. Si entendemos la transparencia como «la no corrupción administrativa» y que el índice de madurez de un país se mide por, entre otras cosas, su lucha contra la corrupción, parece evidente que un gobierno que quiera ser transparente debe luchar contra la corrupción, además de favorecer que la información fluya hacia el ciudadano y permitir que éste pueda solicitar y acceder a aquella que le interesa, sin cortapisas. Porque el ciudadano es el dueño de la información. Actualmente, disponemos de múltiples herramientas, diseñadas fundamentalmente por la sociedad civil, para solicitar información a nuestros gobernantes www.tuderechoasaber.es; www.analizo.info; senado.info; www.sielocal.es…Hay que utilizarlas.

2º A mayor transparencia, menor corrupción. Nuestro país está tramitando su Ley de Transparencia y sería deseable que se introdujeran las enmiendas necesarias, en su paso por el Senado, para salvar lagunas oscuras como las que señala la Coalición ProAcceso a la que Librexpression pertenece: «¿Cómo toman sus decisiones los políticos? Un ejemplo representativo es la pregunta de si es más barato privatizar la sanidad o por qué hay que pagar una tasa por generar energías renovables». Si no podemos saber cómo se actúa ante decisiones de este calibre, que afectan a nuestros derechos, a nuestros bolsillos y al interés general, la Ley no es buena. Mucho menos de vanguardia, ya que España quedaría en la posición 72 de 96 países con leyes de transparencia en el mundo, según el análisis de la Organización Access Info Europe (puedes leer el análisis aquí).

La corrupción es uno de los mayores problemas que tenemos.  Para el 39,3% de los españoles ya es el segundo problema, según el Barómetro del CIS de abril, siendo el primero el desempleo. En el mundo, Transparencia Internacional elabora cada año el Barómetro Global de la Corrupción. El de 2013, basado en una encuesta a 114.000 personas de 107 países, revela resultados tan sorprendentes, o no tanto, como estos: 1 de cada 4 entrevistados había pagado un soborno en los últimos 12 meses. En ese estudio, el 59% de los ciudadanos de los 17 países del G20 incluidos en la encuesta, consideraron que sus gobiernos no estaban actuando adecuadamente para combatir la corrupción. En cuanto a la percepción de la corrupción en las instituciones, en 51 países de todo el mundo – entre ellos el nuestro- se consideró a los Partidos Políticos como la más corrupta. En una escala del 1 al 5, siendo el 5 extremadamente corrupto, los Partidos Políticos de España sacaron un 4,4, situándose al mismo nivel de Paraguay, India o Chipre, y por encima de Rusia (4,2), Serbia (4,3) o Reino Unido (3,9). El Parlamento o poder legislativo obtuvo un 3,9; el poder judicial (3,5); los negocios o el sector privado (3,3) misma puntuación que los funcionarios públicos; y los medios de comunicación (3,2). La institución percibida como menos corrupta, de las 12 analizadas, fue el sistema educativo con un 2,1. Otra curiosidad, el 66% de los españoles entrevistados consideró que el Gobierno responde a unos pocos intereses frente al interés general, muy lejos del 5% de los noruegos, y cada vez más cerca del 70% de los italianos o del 83% de los griegos.

Los Partidos Politicos españoles obtuvieron un 4.4 de 5 en corrupción, según el Barómetro Global de la Corrupción de Transparencia Internacional. Los jueces un 3.9 y los medios 3.2

4º La corrupción cuesta dinero al ciudadano. Concretamente en España tiene un coste social de 40.000 millones de euros al año, según el estudio del Instituto Universitario de Turismo y Desarrollo Sostenible de la Universidad de Las Palmas publicado este verano, una estimación mucho mayor que la oficial y que la de Transparencia Internacional debido al método de medición. Los investigadores incorporaron además de la estimación directa – casos que salen a la luz pública y son resueltos judicialmente- el impacto sobre la reducción de la inversión extranjera, los casos que no se detectan o no pueden ser probados judicialmente, o el desánimo en la población, que deja de emprender proyectos personales y profesionales por miedo a que la corrupción los detenga.

5º Nos han quitado la venda de los ojos. La irrupción de WikiLeaks en el panorama mundial ha puesto patas arriba el secretismo en el que se han movido Gobiernos, instituciones o multinacionales mediante la filtración abierta de miles de documentos y correos electrónicos. Creada en 2006 por Julian Assange – refugiado desde hace un año en la Embajada de Ecuador en Reino Unido- filtró en 2009 un vídeo que demostró cómo soldados norteamericanos mataron a un fotógrafo de la agencia Reuters, a su ayudante y a nueve personas más, sin que en ningún momento ninguno de ellos hubiera hecho el menor gesto que pudiera ser interpretado como una amenaza por la tripulación del helicóptero agresor. Reuters había pedido reiteradamente ese vídeo, sin que las autoridades competentes hubieran aceptado la obligación de proporcionarlo. Sobre la influencia de WikiLeaks en la transparencia escribía la periodista Soledad Gallego-Díaz en El País en 2010. El escándalo más reciente, y no menos importante, nos ha revelado a través de una entrevista concedida a The Guardian por el ex analista de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Edward Snowden – actualmente asilado en Rusia-, cómo miles de ciudadanos y gobiernos son espiados al margen de la legalidad por parte de Estados Unidos y de Reino Unido. Las grandes empresas tecnológicas Facebook, Microsoft, Google y Yahoo habrían colaborado en este ciberespionaje y Estados Unidos habría pagado por ello, según The Guardian. Tras la revelación de este escándalo, Snowden, ha sido vilipendiado por unos y reconocido por otros. Más de 150 organizaciones que luchan en el mundo por el acceso a la información, la libertad de expresión y el derecho a la información, han pedido a Obama que cese su persecución contra Snowden al que quiere juzgar por – paradojas de la vida- espionaje. Este 30 de septiembre sabremos si obtiene el Premio Sajarov a la libertad de pensamiento que otorga el Parlamento Europeo y al que es candidado junto a otras seis personas, entre ellas Malala, la menor paquistaní a la que dispararon los talibanes por defender la educación de las niñas. Él, por su parte, aseguraba este verano en una entrevista en eldiario.es que no es un héroe ni un traidor.

Entrevista  en vídeo a Snowden en The Guardian (subtitulada al español).

 http://youtu.be/yuHQySeKZlQ

Artículo escrito conjuntamente con Cesáreo Martín.

Share

Acerca de Caterina Ferrero

Periodista en el mundo de la comunicación, especializada en el Tercer Sector y la información económica. Durante 15 años he trabajado en distintos medios de comunicación como Expansión, Cope, Europa Press, Efe o Diario 16, con distintas responsabilidades. Gestiono, junto a otros, este blog para difundir la información y noticias de interés social y ciudadano que en demasiadas ocasiones no tienen cabida en los medios tradicionales. Lucho por una sociedad más justa, más equitativa y más solidaria en la que todos y todas tengamos cabida, sin discriminaciones. Ver el perfil de Caterina Ferrero Herrero
Esta entrada fue publicada en Derecho a la Información, Derechos Humanos, Encuestas e informes, Libertad de Expresión, Medios de Comunicación, Periodismo, Sin categoría, Transparencia y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una Respuesta a Cinco razones para reivindicar el Derecho a Saber

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*