China so near, so far

Cesáreo-Martín-de-Librexpression-en-presentación-de-Li-Jianhong

A la izquierda, Cesáreo Martín, periodista y presidente de Librexpression, y a la derecha Li Jianhong acompañada por su traductora (en el medio)

Cesáreo Martín, periodista y presidente de Librexpression, presentó con este texto que reproducimos íntegramente a la periodista china y defensora de los Derechos Humanos, Li Jianhong, en el Club Información de Alicante, en un acto organizado por Amnistía Internacional. China y el resto del mundo, tan lejanos y tan cercanos con el recorte creciente de derechos.

Ir a la playa en China es una moda. Pero las empresas de cosméticos hacen su agosto todo el año con productos para blanquear la piel. Un sinsentido en aquel milagro económico, deseado y admirado por muchos. Han llenado sus playas de miles de fugaces bañistas, mientras su canon de belleza es la palidez de la piel. Cinco minutos en la playa, para dar envidia a los vecinos, y cinco horas en el karaoke, con los vecinos, para emular a sus ídolos.

China es la perfecta contradicción.

Pueden gastar 44.000 M. de € en una Exposición Universal, en la que exhiben la pantalla LED más grande del mundo, la mayor concentración de láseres y focos jamás conocida, y unos fuegos artificiales que llenan a la vez tres kilómetros y medio, a lo largo del río Huangpu. Grandiosidad y proezas humanas y tecnológicas, que se convirtieron en un estrepitoso fracaso. Mientras, los ciudadanos, según publica en sus informes Pew Research Center, destacan como una de sus mayores preocupaciones la inmensa corrupción y la brutal desigualdad en China. So near, so far.

Con una población activa de 800 millones de personas, el doble que EE.UU. y la Unión Europea juntos, su papel en la economía global es indiscutible. Pero también es cierto que lo consigue gracias a minar los derechos de los trabajadores y ciudadanos, y así, atraer inversiones y aumentar la competitividad de sus productos. Una presión que no soportan otros estados, incluso europeos, y que esgrimen estos mismos argumentos para desmontar estados de bienestar o similares. Hay que ser competitivos, dicen.

Los ciudadanos, según publica en sus informes Pew Research Center, destacan como una de sus mayores preocupaciones la inmensa corrupción y la brutal desigualdad en China

La vieja Europa que encuentra Li Jianhong, nuestra querida invitada, está en ese proceso perverso de igualarse a la baja, recortando derechos, libertades… para conseguir ser más competitivos… Esta vieja Europa es, también, la mayor consumidora de productos Chinos. Quizás hemos meditado poco sobre el enorme potencial que tienen los inversores, empresarios, y periodistas y editores occidentales en la mejora de las condiciones laborales, sociales y de calidad política de unos y otros. So near, so far.

La sociedad civil internacional debe desplegar su capacidad de influencia sobre sus gobiernos y multinacionales con proveedores en China, para que dejen de presionar a la baja en los costes de producción en aquel país a fin de rentabilizar aún más sus beneficios. Ya vemos que al final del camino podemos encontrarnos todos en la misma dinámica de sufrimiento.

Cuando Li Jianhong recorra Europa, se va a encontrar países que han tenido a un solo político como presidente y como propietario de los principales medios de comunicación, mientras ejercía su mandato. Otros países, en los que desde la propiedad de los medios se intervenían teléfonos y conversaciones para chantajear desde las propias páginas o espacios informativos a cambio de dinero o ventajas. En otros, se ha iniciado una batalla desde el Ejecutivo para recortar derechos constitucionales que mermen y castiguen la capacidad de respuesta de los ciudadanos a sus medidas limitadoras, y a la investigación de sus corruptelas y redes clientelares. También se cierran y se abren medios de comunicación públicos como si de sus propiedades feudales se tratara. Encontrará medios de comunicación que han sido muy afectados por los cambios de consumo de espacios publicitarios, y que están transformando sus páginas en espacios ocupados por informaciones claramente pagadas pero sin identificación precisa para sus lectores. No sólo Internet está afectando a los medios tradicionales. La calidad informativa se demuestra en la separación clara entre lo que es información, publicidad y opinión. Es lo que buscan los lectores. Ahora, Europa se debate entre los deseos de una élite excluyente en la toma de decisiones, mediante decretos y acciones incontrolables por la dificultad de acceso a la información pública, y una gran masa de ciudadanos revueltos contra esas artimañas, aun poco organizados y con la espada de Damocles sobre sus cabezas por los cambios de legislaciones hacia derroteros poco sociales e incluso rayando la trasgresión de los derechos que avala la Constitución.

Europa se debate entre los deseos de una élite excluyente en la toma de decisiones, mediante decretos y acciones incontrolables por la dificultad de acceso a la información pública, y una gran masa de ciudadanos revueltos contra esas artimañas

Encontrarás Li, ciertas sorpresas ante las grandes expectativas que el viejo continente puede haber levantado en tus pensamientos. Li Jianhong sabe muy bien, porque ha arriesgado su vida informando sobre ello, que no hay garantía de derechos colectivos ni individuales si no están reconocidos el derecho de huelga, el de reunión, el de manifestación, la libertad de expresión, el derecho a la información… No hay garantía de libertad cuando las infracciones son desmesuradas o invalidan el ejercicio de cualquier derecho. So near, so far.

En China, hoy, es absolutamente imprescindible una urgente modificación de la Ley de Secretos de Estado. Dicha Ley debe permitir los derechos citados anteriormente, e incluir el acceso a las estadísticas que permitan poder informar de la situación de los derechos laborales, políticos y sociales, y facilitar el acceso a las estadísticas  del trabajo infantil, una de las bases para que la producción en sus fábricas e industrias se pueda mantener en esos costes y precios tan bajos, y que muchos buscan para el consumo, pero que nadie querría para sus propios conciudadanos. Informar es arriesgar. Es coger el toro por los cuernos y hacer una revisión permanente de las actividades y resultados de los gobernantes. Es dar voz a los que hacen que las sociedades sean ricas en todos sus aspectos: económicos, sociales y culturales. Y ya que he mencionado la Ley de Secretos de Estado de China, por qué no hablar de nuestra Ley de Transparencia, que nos permite preguntar, sí, pero habilita a la administración a no responder en según qué temas, que son decididos por la propia administración; es decir, que transparencia, poquita. So near, so far.

Informar es arriesgar. Es coger el toro por los cuernos y hacer una revisión permanente de las actividades y resultados de los gobernantes

Informar en China, lo sé en mis propias carnes, es un ejercicio muy peligroso y desalentador. A veces, incluso una sentencia de muerte.

 Li Jianhong es periodista en China.

China es la mayor cárcel de periodistas en todo el mundo. En China se practica la desaparición forzosa, el maltrato y la tortura a los detenidos, sin notificación ni a familiares ni a organizaciones internacionales de la situación personal, jurídica o de lugar de detención de los periodistas.

En China hay 30 periodistas encarcelados, de un total de 178 en el mundo, y también 69 internautas, casi la mitad (166). Los periodistas locales sufren todo tipo de acosos, amenazas y detenciones preventivas. Son suspendidos de actividad profesional si sus textos no agradan a los dirigentes de turno del Partido Comunista Chino. Desaparecen en las ocultas “Cárceles Negras”.

También usan el bloqueo informativo en catástrofes naturales para encubrir las deficiencias o abandonos de los ciudadanos a su suerte. Tratan de controlar por todos los medios a los periodistas extranjeros, acobardándolos o impidiendo la cobertura de todos aquellos acontecimientos que puedan dañar la imagen de sus dirigentes.

Medios como La Voz de América, BBC, Radio Free Asia, Deutsch Welle, Sky News, AFP, New York Times, Al-Jazeera y otros muchos, han sufrido detenciones de sus periodistas, bloqueos y destrucción de herramientas y soportes con información valiosa de su actividad periodística. Hace pocas semanas, Financial Times y New York Times informaban que Bloomberg no publicó un reportaje de investigación para poder mantener su negocio más rentable.

En España, el 80% de los periodistas encuestados por la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), manifiestan haber recibido presiones por las instancias políticas, los anunciantes, sus jefes y sus empresas en el desarrollo de su labor informativa.

Li Jianhong is a freelance writer and journalist, and she is famous for his defense of freedom of expression in China. Be a woman and a journalist in China, is not easy. Both, or separately. I admire your work, your courage and determination in a country where you expect jail, harassment and isolation. Thank you for visiting.

——————————————————————————————-

Gracias a Amnistía Internacional por pedirme que presente a Li Jianhong, una gran escritora, periodista y persona, que nos rompió el corazón con el relato de sus vivencias personales y profesionales en China. Ella misma en su discurso dio buena cuenta de toda la problemática que conlleva el ejercicio de la libertar de expresión y el acceso a la información en su país, y que recogimos en un post anterior.

Amnistía Internacional es una organización imprescindible para la sociedad. Yo mismo he sido protegido por ella como periodista en diversos países de Asia y África, continentes en los que he informado sobre distintos conflictos armados, uso y propiedad de recursos y redes de control, distribución y venta de materias primas, armas y personas.

Acerca de Cesareo Martin

Miembro de Reporteros sin Fronteras, FrontLine Club y ACOP Periodista. Especialista en Comunicación y Gestión Política. Consultor estratégico. Asesor imagen. Posicionamiento offline/online Desde 1982 soy consultor y asesor en Comunicación, Relaciones Públicas y Organización de Eventos para empresas e instituciones. Formador de portavoces y experto en comunicación de crisis. Entre 1980 y 2005 trabajé como free-lance, desde una empresa propia, para agencias internacionales, entre otras Reuters, France Press, Associated Press y United Press International, elaborando reportajes, noticias, realizando coberturas especiales y materiales audiovisuales en distintos países del mundo. He impartido conferencias y he participado como ponente de Comunicación en tiempos de Crisis en Universidades, Medios de Comunicación, Empresas públicas y privadas, Asociaciones Empresariales, Sindicales, Partidos Políticos y Organizaciones No Gubernamentales de España, Italia, Alemania, Francia, Reino Unido y Estados Unidos. También he sido conferenciante, en España, Alemania, Francia y Estados Unidos sobre el tratamiento de la información en conflictos bélicos, labores informativas que he realizado durante varios años para los medios citados anteriormente. Ver el perfil de Cesáreo Martín Ortega
Esta entrada fue publicada en Derecho a la Información, Derechos Humanos, Libertad de Expresión, Mujer, Periodismo, Sin categoría, Transparencia y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a China so near, so far

  1. Herme dijo:

    Gracias por el estupendo artículo. Es cierto que Chinaestá llena de tópicos para la cultura hispana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*